Bienvenid@s

Este blog sale a la luz en enero de 2014, con un diseño made in Almerimar y un eslogan, donde venía a decir algo así como “en este blog vamos a descubrir al lector un montón de obras de arte donde el flamenco se mezcla con otras disciplinas y además vamos a trazar caminos de ida y vuelta entre la tradición y la modernidad…” bla, bla, bla, bla

Y esto lo escribía una cantaora que hizo Bellas Artes y que, en su afán de escribir su tesis doctoral sobre “videoarte y flamenco”, pensó que sería buena idea construir un blog y obligarse así a esa ardua tarea de escribir artículos de investigación.

Mala idea.

No llegué a escribir ni medio renglón y lo dejé apartado ahí, flotando en el universo virtual, igual que mi tesis por escribir (guardada en un cajón).

Y es que hay un pequeño problema: que a las cantaoras nos gusta cantar (qué tontería, ¿verdad?) Que ya bastante mala está la vida con el cante, como pa’ meterse a investigar…en España, claro.

Pero a una le queda aún algo de amor propio y mucho de amor por el flamenco, así que comienzo 2015 con este propósito: escribir algo de vez en cuando en el Zarcillo Rojo.

Aviso que no seré demasiado constante, que no seré políticamente correcta y que no lo haré al gusto del consumidor. Será por gusto, por amor; una vez me dijeron que las cosas importantes que se hacen en la vida son actos de amor.

Así pues, si queréis leer la primera entrada de 2015, está a continuación; se llama “Más allá del flamenco”.

Ahora sí: ¡Bienvenid@s!